5 secillos pasos para reducir el plástico en tu cocina

Junto con el cuarto de baño, la cocina es ese lugar de la casa donde más plástico gastamos y, sobre todo, donde más plástico tiramos.

Para conseguir una cocina sin plástico debemos hacernos la siguiente pregunta: ¿cuánto plástico llevamos cada día a la cocina?

Piensa en la cantidad de alimentos que introduces en tu cocina. La mayoría de ellos tienen un envoltorio o envase de plástico. Piensa en bollería, botellas, embutidos, carnes, pan, fruta, verdura….

¡Prácticamente todos los productos traen plástico! No te preocupes, poco a poco conseguirás reducirlo, te lo aseguramos.

Nuestro consejo es empezar por lo más básico:

  1. Evita las bolsas de plástico: Parece sencillo, ¿verdad? No solo pienses en la bolsa que usas para llevar toda la compra del super a casa, no. Prácticamente en todos los supermercados te ofrecen bolsas para la fruta, pues bien, existe una alternativa. Cada vez están más de moda las bolsas de algodón en forma de malla, son reutilizables y sin plástico. Sin duda una gran opción.
  2. Elige supermercados comprometidos: Tu decisión de compra también cuenta. Hay supermercados más comprometidos en la lucha contra el plástico que otros y Greenpeace se ha encargado de elaborar una lista para facilitarnos las cosas. En los primeros puestos encontramos Eroski, Lidl y Alcampo. Puedes consultarla aquí: Supermercados sin plástico.
  3. Compra a granel: La compra a granel evita envasados innecesarios y es el consumidor el que decide cuánta cantidad decide comprar. Si como hemos dicho antes, acudes al supermercado con una bolsa de algodón y compras a granel, estarás evitando el consumo de plástico por completo. Un buen ejemplo de ellos son los supermercados Eroski y Dia en la venta de fruta y verdura.
  4. No utilices film transparente: Es un plástico muy complicado de reciclar y existen alternativas mejores y más sostenibles. Entre ellas encontramos las tapas de silicona que se ajustan a frutas, verduras y cualquier tipo de envase. Además, la mayoría de ellas son aptas para hornos, microondas y lavavajillas
  5. Evita los recipientes de plástico: Echa un vistazo a tu cocina y fíjate en los recipientes de plástico que almacenan tus alimentos. Para el agua, el aceite, las conservas, en la despensa…. Si poco a poco vas cambiando ese tipo de recipientes por otros con un material más fácil de reciclar como el cristal, conseguirás un cambio muy positivo para el medio ambiente,

Como ves, con estos sencillos consejos, podrás reducir considerablemente el plástico utilizado en la cocina.

Si sigues estos pasos, antes de que te des cuenta habrás convertido tu casa en un hogar sin plástico y mucho más sostenible.

Dejar un comentario